Cuando sea viejita

Gouache acrílico de Bagram Ibatoulline


Sucedió la otra noche. La persistencia de su mirada en la ilustración de la última página del cuento que le acababa de leer, su silencio, el beso distraído de buenas noches… debían haberme puesto en guardia, pero debo reconocer que su pregunta me pilló de improviso: “Cuando yo sea viejita ¿Tú te habrás muerto?” No cabía otra respuesta que el breve sí que dirigí a la obscuridad. “¿Y Mimianna? ¿Y los abuelos? ¿ Y no habrá nadie de los que ahora me quieren?..” justo antes de echarse a llorar desconsolada, a pesar de mis besos, a pesar de mis razones y promesas insinceras de que todo ocurriría en un futuro muy lejano…

Sucedió hace unos días y Nenna parece haberlo superado. No puedo decir yo lo mismo.
Related Posts Widget for Blogs by LinkWithin