De gustos y deseos



Me gustan las Navidades porque cada año me siento más viejo y más sabio, porque es un tiempo de consenso en el que nos deseamos felicidad aunque nos crucemos con desconocidos. Me gusta el solsticio porque la noche nos rodea mucho antes de lo que esperábamos y porque en el fondo de una copa de cava hay muchos deseos. Me gusta la Navidad porque es el tiempo de las agendas nuevas que todavía no sabemos con qué nombres van a llenarse a lo largo del año. Me gustan las Navidades porque tras la fiesta llega el cansancio más sublime y el punto y aparte en el que descansar para tomar aliento y pensar qué vamos a hacer en el futuro y quién nos va a regalar un reloj nuevo. Me gusta la Navidad porque hasta las figuras del Belén caminan y el demonio del paro dicen que se aleja. Me gusta la Navidad porque el aire huele a fuego lento y la piel ajena sabe a incienso. Desconfíen de aquellos que abominan de la Navidad, porque de ellos no podrá ser el reino de la alegría.

¡Viva la Navidad!”, publicado en elPeriodico.com el 24 de diciembre de 2009, por Joan Barril


A mí también me gustan las Navidades, pero no desconfío de quienes abomináis de ellas - que sois, al parecer, legión – y deseo que el reino de la alegría llegue a ser de todos nosotros, si no en estos días, en los que tenemos por vivir.

Así que Feliz Navidad.
Related Posts Widget for Blogs by LinkWithin